Inicio » Bulbosas de verano » Hemerocallis. Cultivo, Cuidado y Multiplicación

Hemerocallis. Cultivo, Cuidado y Multiplicación


  • Nombre científico: Hemerocallis spp
  • Nombre común: Hemerocallis, azucena turca, lirio de San Juan, lirio de un día, flor de la mañana
  • Familia: Xanthorrhoeaceae
  • Origen: Asia,
  • Floración: Finales del invierno, hasta el otoño
  • Ubicación: Soleada a semi sombra
  • Riego: Moderado
  • Abono: Durante la floración
La hemerocallis, recibe una cantidad de nombre vulgares muy originales, como azucena turca, lirio de San Juan, lirio de un día o flor de la mañana.
Aunque emparentadas lejanamente con los lirios, no pertenecen a la familia de las liliáceas y por tanto no son lirios, ni azucenas.
El nombre vulgar que mejor les cuadra es flor de la mañana, porque en la mayoría de las especies de hemerocallis, sus flores abren al amanecer y se marchitan al caer la tarde…sus flores duran un solo día.
Te estarás preguntando ¿Qué sentido tiene poner una planta en el jardín, en la que su floración dura tan poco? Pues, porque sus flores marchitas son reemplazadas al día siguiente por una nueva flor, en una sucesión que puede durar durante meses.
Esta bulbosa puede resultar apasionante, no hay más que fijarse que en Estados Unidos existe la American Hemerocallis Society, que busca apoyar su estudio, cultivo y selección.

Guía rápida para el cultivo de las hemerocallis

icono-profundidad-plantación
Profundidad de siembra
Tres centímetros por debajo de su cuello
icono-necesidad-de-riego
Riego
Frecuente, 2 a 3 veces a la semana
icono-ubicación
Ubicación
Soleado a semi sombra
icono-distancia-de-plantación
Distancia de plantación
60 centímetros

Descripción

La hemerocallis es una planta herbácea y perenne, que crece a partir de raíces engrosas rizomatosas.
Al contrario que muchas bulbosas, no es necesario levantarlas del suelo al terminar la temporada, se naturalizan perfectamente y se comportan como plantas perennes.
Son muy rústicas y aguantan perfectamente el frío y el calor, conservando gran parte de sus hojas durante la época de más frío.
No son plantas muy altas, como máximo miden unos 80 centímetros de altura.

Flores de hemerocallis

Sus flores son muy parecidas a las de los lirios, pero también sus hojas, alargadas, estrechas y flexibles, con forma lanceolada.
Las flores se presentan en pequeños grupos de 2 a 5. Aparecen a partir de una vara floral que nace desde el tallo.
Son flores muy grandes y llamativas, poseen 6 sépalos en forma de estrella.
La mayoría de las plantas de hemerocallis que encontramos actualmente a la venta, son híbridos, obtenidos a partir del cruce de diferentes especies del mismo género, que permiten floraciones más largas y colores de flores más insólitos.
Podremos encontrar hemerocallis floreciendo desde finales del invierno, hasta el otoño. Se pueden utilizar como bulbos de verano o de otoño.
Sus flores pueden resultar llamativas por diferentes motivos, como son su forma o tamaño, aunque su coloración tampoco nos dejará indiferente, con flores en tonos amarillos, naranjas, rojas, rosas o púrpuras, en tonos simples, degradados o bicolor.

 

Uso de la hemerocallis en jardinería

En jardinería se usan sobre todo como flor paisajista, ya que son muy rústicas y se naturalizan sin problemas.
Si las decides poner en tu jardín disfrutarás de una preciosa y larga floración. Las puedes colocar en parterres, macetas, jardineras o entre el césped, donde no les importa el riego frecuente, ni las condiciones del suelo.
Para lo que no sirven las flores de hemerocallis es como flor cortada, su efímera vida lo impide.

Variedades de hemerocallis

Algunas de las variedades de hemerocallis más conocidas son:

  • Hemerocallis fulva kwanso
  • Hemerocallis fulva var. Flore Pleno
  • Hemerocallis Daring Decepción, un cultivar de hemerocallis bicolor

Cultivo de la hemerocallis

Sigue estas instrucciones para sembrar hemerocallis en el jardín o maceta:

  • La plantación se puede extender desde finales del verano, hasta comienzos de la primavera.
  • El rizoma debe quedar enterrado unos tres centímetros por debajo de su cuello.
  • La distancia entre plantas se recomienda que sea de unos sesenta centímetros.
  • Para obtener los mejores resultados, conviene sembrarlas en grupos.

Cuidados de las hemerocallis

Las hemerocallis son muy apreciadas en jardinería por su rusticidad, aguantando todo tipo de situaciones: climas más secos, fríos o húmedos, con suelos también muy dispares, además no necesitan ser desenterradas al terminar la temporada.
Obviamente, prefieren unas determinadas condiciones, donde su crecimiento será mejor y los resultados serán óptimos, que son los que ahora te detallo:

Suelo

Aunque podrían perfectamente sobrevivir en situaciones muy diferentes, el suelo que más le conviene a las hemerocallis es el suelto, con un buen drenaje.
Lo ideal es preparar bien el terreno antes de su plantación, añadiendo mantillo de buena calidad, que posea una buena cantidad de materia orgánica, que se la podemos ofrecer añadiendo estiércol de caballo o guano comercial, que ya están tratados y no tienen olor.
Como he dicho, podrían sobrevivir en un terreno embarrado, pero nos arriesgaríamos a tener problemas en las raíces, por eso es mejor un suelo suelto y bien aireado.

Exposición al sol

Su ubicación ideal es a pleno sol siempre que el clima no sea muy seco, o haga demasiado calor.
Con una ubicación a pleno sol nos aseguramos una floración más espectacular, pero son “todo terreno”, aguantarán también la semi sombra.
En lugares con temperaturas muy altas, tal vez convenga más una ubicación semi sombra, que una a pleno sol.

Riego

Son plantas que resisten bien los periodos de sequía, pero a cambio de una menor floración.
Mi consejo es que las riegues como el resto de las plantas de jardín. En verano los riegos deben ser frecuentes, de manera que el suelo nunca termine de secarse por completo, para reducir y eliminar por completo al llegar las estaciones más frías y lluviosas.

Abonado

Como son plantas perennes, hay que realizar un abonado acorde con estiércol maduro o compost de buena calidad al finalizar el invierno, comienzo de la primavera.
También conviene realizar un aporte extra de abono químico cuando comienza la floración, a base de potasio.

Plagas

No son plantas muy propensas a las plagas, pero en el jardín están expuestas a las plagas típicas, como son los pulgones, trips, araña roja, babosas o caracoles.
Mantener alejadas las babosas y los caracoles es muy sencillo, sólo con espolvorear un poco de ceniza o posos de café alrededor de la planta, no se acercarán.
Para el resto, conviene siempre mantenerse vigilante, utilizando insecticidas apropiados a cada plaga, cuando se presenten.

Reproducción

La mejor forma de reproducir las hemerocallis es por división de las raíces.
No es conveniente hacerlo todos los años, lo ideal es cada 5 o 7 años, una vez que las raíces tuberosas han crecido lo suficiente como para poder dividir sin ningún riesgo.


La mejor época es justo al comenzar el otoño o al comienzo de la primavera.
Utiliza un cuchillo bien afilado, teniendo la precaución de dejar suficientes brotes en cada porción, como para que no existan problemas de fallo.
Una vez separadas las raíces, vuelve a sembrar en un terreno adecuado, con un sustrato rico en materia orgánica.

Imágenes y fotos de hemerocallis

Deja un comentario