Inicio » Bulbosas de primavera » Begonia. Cuidado, Cultivo y Multiplicación

Begonia. Cuidado, Cultivo y Multiplicación


  • Nombre científico: Begonia tuberhybrida
  • Nombre común: Begonia, begonia tuberosa
  • Familia: Begoniaceae
  • Origen: Zonas tropicales de Asia, África y América
  • Floración: Verano
  • Ubicación: Buena iluminación, pero sin sol directo
  • Riego: Moderado
  • Abono: Durante la floración
La begonia es una planta originaria de las selvas lluviosas de las zonas tropicales de Asia, África y América.
Su nombre se lo otorgó el botánico Plumier, (botánico que trajo las begonias a Europa desde América) en honor a Michel Bégon, gobernador francés de las Indias Occidentales durante el reinado de Luis XIV.
Existen unas 1.500 especies diferentes de begonias, entre las que hay unas 800 que son arbustivas y el resto repartidas entre begonias de hoja, flor y tuberosas. Como es lógico, las que más nos interesan en este blog de difusión de las diferentes plantas bulbosas, son las begonias tuberosas.

Tipos de Begonia

Se pueden hacer diferentes clasificaciones de los tipos de begonia existentes, aunque la más común y utilizada, es atendiendo al tipo de raíz:

Begonias rizomatosas

Como su nombre indica, sus raíces son tallos subterráneos rizomatosos, que cumplen la misión de actuar como reserva de nutrientes y agua.
Necesitan una temperatura media superior a los 15ºC para desarrollarse y florecer correctamente. No soportan la luz directa del sol, aunque si gusta de una buena iluminación.
Se riegan moderadamente, cuando la superficie del sustrato comienza a secarse.

Begonia de raíces fibrosas

La begonia de raíces fibrosas es originaria de Brasil, siendo la más popular la variedad Semperflorens o flor de azúcar.
Necesita temperaturas superiores a los 10ºC y como su nombre indica, florece durante casi todo el año, siendo la única que soporta una exposición directa al sol, aunque no las heladas.
Puede utilizarse en el jardín para arriates, borduras o rocalla. Si nos tenemos que enfrentar a lugares con heladas, lo mejor es sembrar en maceta, para poder ponerla a salvo durante el invierno.

Begonias tuberosas

La begonia tuberhybrida o tuberosa, crece a partir de un tubérculo. Como ocurre con el resto de begonias no soporta el frío en exceso, tampoco un riego excesivo, ni el sol directo.
Prefiere ambientes húmedos (dado su lugar de origen), y con las condiciones adecuadas, es capaz de florecer en cualquier época del año.
Las variedades que podemos encontrar a la venta, son fruto de la hibridación entre diferentes especies americanas, con unas flores que pueden llegar a medir hasta 15 centímetros de diámetro.

Guía rápida para el cultivo de las begonias

icono-profundidad-plantación
Profundidad de siembra
4 centímetros
icono-necesidad-de-riego
Riego
Ambiente húmedo, sin riego excesivo
icono-ubicación
Ubicación
Buena iluminación, sin sol directo
icono-distancia-de-plantación
Distancia de plantación
20 centimetros

Descripción

La begonia tuberosa es una planta herbácea que puede llegar a medir entre 20 centímetros y 50 centímetros de altura. Crece a partir de una raíz tubuliforme y suculenta, que se puede almacenar para sembrar año tras año, y además dividir para obtener nuevas plantas.
Sus hojas son grandes, muy anchas, carnosas y vellosas, de color verde oscuro.
Fruto de los numerosos cruces e hibridaciones, existen variedades de begonia con flores de 6 a 15 centímetros de diámetro, con colores de todo tipo, desde colores pastel a otros muy vivos.
Destacan las begonias blancas, rojas amarillas, moradas y las begonias con flores en color naranja.

Variedades de begonia

Algunas de las variedades de begonia más conocidas son:

  • Begonia elatior. Es una begonia tuberosa, capaz de vivir durante muchos años si la cuidamos convenientemente.
  • Begonia sempeflores. Se trata de una begonia de raíces fibrosas. Una de las variedades más conocidas y apreciadas es la begonia dragón.
  • Begonia maculata. Es una begonia espectacular por sus hojas y por sus flores, que caen colgando de la planta. Es una begonia arbustiva.

Cultivar begonias tuberosas

Las begonias tuberosas, son bulbos de primavera. Los bulbos se siembran cuando esta terminando el invierno o al comienzo de la primavera, para tener flores durante el verano.
No siendo unas plantas muy difíciles de cuidar, si necesitan unos cuidados específicos, empezando por su siembra.

Como plantar begonias

Para plantar begonias con éxito, sigue los siguientes pasos:

  • Los tubérculos de begonia se siembran a unos 4 centímetros de profundidad.
  • Puedes comenzar a plantar a mediados de invierno en macetas en el interior, para adelantar la floración.
    Los bulbos en el jardín se plantan cuando ya tenemos claro que no habrá heladas, al finalizar el invierno o al comienzo de la primavera.
  • Asegúrate que colocas correctamente el tubérculo. La parte superior tiene una pequeña depresión, y en el mejor de los casos tendremos una yema que comienza a brotar.
  • Siembra a unos 20 centímetros de distancia una de otra.

Cuidados y reproducción de la begonia

No te dejes liar, aunque las begonias se suelen vender como plantas de interior, pueden estar perfectamente en el jardín o patio, siempre que las temperaturas no sean excesivas, ni por mucho calor, ni por mucho frío.
Estos cuidados se pueden extrapolar a casi todas las begonias, ya que sean tuberosas, rizomatosas, arbustivas…todas provienen de una misma región y están acostumbradas a vivir bajo condiciones de suelo, luz y riego similares.
Apunta que necesitas para que tus begonias estén en perfectas condiciones y florezcan con profusión.

Suelo

El suelo debe ser ligero con gran cantidad de materia orgánica. Si utilizas un buen compost, será suficiente para que las begonias estén a gusto.
Como son plantas de bosque, prefieren que el suelo sea ligeramente ácido, aunque prosperan bien en otros tipos de sustratos más neutros.

Exposición al sol

En esto si que hay que ser categórico, excepto el género semperflorens, ninguna soporta el sol directo.
Hay que buscarles una ubicación donde tengan una buena luminosidad, pero sin recibir sol directo.
A medida que la sombra sea más intensa, tendremos plantas con una mayor profusión de hojas, pero una floración más escasa. Hay que intentar encontrar ese punto de equilibrio.
NO soportan mucho calor, ni mucho frío. Si las temperaturas son demasiado altas, podemos ponerlas en el jardín por la mañana y meterlas cuando las temperaturas empiezan a subir.

Riego

El riego tiene que ser moderado. Como regla, debemos regar justo cuando el sustrato superior dé la sensación de comenzar a secarse.

Abonado

El abonado hay que realizarlo cuando comienza la floración. No conviene mucho antes.
Si utilizamos un abono líquido, añadir 2 gramos de fertilizante con oligoelementos, por cada litro de agua de riego.

Plagas

Las begonias cultivadas como planta de interior pueden ser sensibles al ataque de la araña roja, debido al ambiente más bien seco.
En el jardín son más propensas a los pulgones, la mosca blanca, las babosas y caracoles.
Las babosas y caracoles son muy fáciles de mantener a raya, existen infinidad de trucos como utilizar cenizas, posos de café o cáscara de huevo molida, que esparciremos alrededor de la planta.
Contra los pulgones y otros insectos, es mejor comprar insecticidas específicos y seguir sus instrucciones.

Reproducción

Las begonias tuberosas se reproducen por semillas o por división de los bulbos. Las semillas son poco fiables, ya que estamos hablando de plantas híbridas y pueden o no germinar.
La división de rizomas es la forma más efectiva de reproducción:

  • La época ideal para dividir rizomas es justo antes de la plantación, hacia finales del invierno o comienzo de la primavera.
  • Es muy sencillo, sólo procederemos a cortar “la patata” de manera que dejemos yemas en las dos mitades.
  • Dejaremos cicatrizar el rizoma antes de sembrar.

Conservación de los rizomas de begonia

  • Cuando termina la floración, debemos de comenzar a regar menos, para suspender por completo los riegos cuando las hojas comiencen a amarillear.
  • Una vez que se ha secado por completo la parte aérea de la planta, extraeremos los rizomas.
  • Los limpiaremos bien, eliminando todo resto de tierra. Podemos utilizar agua y un desinfectante de bulbos.
  • Dejaremos secar en un lugar a la sombra, bien aireado.
  • Una vez secos por completo, almacenaremos en un lugar seco y fresco (pero sin frío), cubiertos de arena de sílice.

Imágenes y fotos de begonia

Galería de fotos de begonia:

Deja un comentario