Inicio » Bulbosas de primavera » Agapanto. Cuidados, Cultivo y Reproducción

Agapanto. Cuidados, Cultivo y Reproducción


  • Nombre científico: Agapanthus africanus
  • Nombre común: Agapanto, Flor del amor, Planta del amor, Azucena africana, Lirio africano
  • Familia: Liliaceae, Agapanthaceae
  • Origen: Sudáfrica
  • Floración: Entre finales de primavera y verano
  • Ubicación: Soleada. Tolera semi sombra
  • Riego: Abundante en verano
  • Abono: Fertilizante bajo en nitrógeno
El Agapanto o Agapanthus es popularmente conocido como flor del amor, aunque también recibe otros nombres vulgares como, azucena africana o lirio africano.
Actualmente hay unas 395 variedades diferentes de Agapantos, con unos 10 tipos diferentes de flores, que cubren una gran variedad de colores y formas.
El género Agapanthus es muy amplio, ya que existen variedades perennes y caducas, dependiendo del medio natural donde viven y el régimen de lluvias de su zona.
En jardinería tiene muchísimos usos, como crear macizos o borduras, pero no es su única aplicación, ya que es excelente como flor cortada.

Guía rápida para el cultivo del Agapanto

icono-profundidad-plantación
Profundidad de siembra
Pocos centímetros de profundidad
icono-necesidad-de-riego
Riego
Abundante en verano, reducir en invierno
icono-ubicación
Ubicación
Soleado a semi sombra
icono-distancia-de-plantación
Distancia de plantación
30 a 60 centímetros

Descripción

El Agapanto es una planta perenne de raíces tuberosas, de modo que no es exactamente un bulbo, aunque se suela incluir entre las plantas bulbosas.
Puede llegar a medir entre 1 metro y 1,5 metros de altura, aunque en la actualidad podemos encontrar variedades enanas.
Sus hojas son acintadas, de unos 30 centímetros de longitud y color verde oscuro.

Flores de Agapanto

Las flores del Agapanto aparecen al final de un tallo rígido y largo. Son densas umbelas, que ofrecen entre 10 y 30 flores tubulares de 1,5 a 4 centímetros de longitud.
Los racimos se parecen mucho a las cebollas ornamentales.
El aspecto de las flores es carnoso y su colorido difiere según la variedad, aunque los más habituales y populares son los Agapantus azules y blancos.

 

Variedades de Agapanto

Las variedades más populares de Agapanto que podemos encontrar a la venta son:

  • Agapanthus africanus, colores blancos y azules.
  • Agapanthus variegata.
  • Agapanthus enano.
  • Agapanthus campanulatus.

Cultivar Agapantus

El Agapanto es una planta de gran valor ornamental, incluso cuando no está florecida, pero para tenerla en el exterior el clima debe ser templado. Con ligeras heladas, se deben proteger las raíces tuberosas con una cama de hojas secas, paja, compost…
Podría tolerar fríos de hasta -8ºC, pero perdería todas sus hojas. En estos casos la mejor opción es plantar en maceta, de modo que se puede jugar con guardar en un lugar protegido durante el invierno.
El único “inconveniente” de poner en maceta es que las raíces tienden a cubrir toda la maceta, y romperla, por lo que conviene cambiar de maceta todos los años.
Su época de plantación es al comienzo de la primavera, de modo que tendremos flores en verano.
Si el Agapanto ya lleva tiempo sembrado, florecerá a finales de la primavera.

Como plantar Agapantos

Para plantar Agapantos en el jardín, observa estos consejos:

  • La época de plantación adecuada es la primavera.
  • Las raíces tuberosas se deben plantar a pocos centímetros de la superficie.
  • La distancia adecuada entre planta y planta son unos treinta a sesenta centímetros.
  • Prefieren las situaciones soleadas, pero aguantan y toleran perfectamente la semi sombra.

Cuidados de los Agapantos

Los Agapantos se pueden naturalizar perfectamente en el jardín, (siempre que no tengamos heladas muy fuertes) ofreciendo un follaje interesante durante todo el año, y su espectacular floración a finales de primavera o comienzo del verano.
No son plantas demasiado exigentes, pero conviene conocer la mejor forma de cultivarlos.

Suelo

No son bulbosas muy exigentes, pero prefieren un suelo rico y fértil, además de tener un buen drenaje.
Si nuestro jardín no ofrece estas condiciones, siempre podemos mejorar la fertilidad añadiendo compost y/o estiércol animal maduro. Para el drenaje, arena de río, cortezas de pino, grava…siempre dependiendo de la composición del suelo de nuestro jardín.
Recuerda que en lugares con heladas suaves, conviene proteger las raíces añadiendo una capa de hojas secas.

Exposición al sol

El Agapanto prefiere ubicaciones soleadas, donde ofrecerá sus mejores floraciones. En climas muy secos, se pueden ubicar a la semi sombra, donde también ofrecerá muy buenos resultados.

Riego

El riego del Agapanto debe ser abundante durante el crecimiento y la floración, coincidiendo con la época de crecimiento.
Al llegar el invierno, debemos reducir los riegos y hacerlos moderados, para seguir conservando el follaje hasta la siguiente estación.

Abonado

La época ideal para abonar es al final del invierno. Conviene añadirles abonos con bajo contenido en nitrógeno.

Plagas

Son bastante resistentes a las plagas, ya que producen fitoecdisteroides, unos compuestos que repelen a la mayoría de los insectos que podrían alimentarse de sus hojas.
Al igual que ocurre con el ajo o la cebolla, el extracto de agapanto posee propiedades antifúngicas (prevenir el ataque de hongos).
En todo caso pueden ser atacadas por caracoles, pero que son fáciles de evitar si añadimos cenizas de madera alrededor o preparamos trampas a base de cerveza.

Reproducción

El Agapanto se puede multiplicar fácilmente utilizando sus semillas o por división de sus raíces al finalizar el verano.
Si decidimos multiplicar por semillas no cortaremos sus flores, dejaremos que se sequen en la mata, hasta que observemos (hacia el final del verano) que las vainas cambian de verde a marrón:

  • Recogeremos las semillas, que guardaremos hasta la primavera.
  • Al llegar la primavera las colocaremos en bandejas, con un buen compost. Espolvoreamos la bandeja con las semillas, que cubriremos muy levemente y regaremos bien, con la precaución de no levantar las semillas.
  • Cuando las plantulas sean suficiente mente grandes para manejarlas, las pasaremos a unas macetas y dejaremos crecer. Estas plantas tardarán dos o tres años en florecer.
La forma de multiplicación más habitual es por división de las raíces hacia el final del verano:
  • Es aconsejable cuando las plantas son muy grandes, porque acaban por dejar poco espacio entre unas y otras. Este proceso se realiza cada 4 o 5 años.
  • Una de sus ventajas es que, si hacemos pocas divisiones, tendremos flores al año siguiente sin ningún problema.
  • El proceso es muy sencillo, basta con levantar las raíces al finalizar el verano, cuando ya no queda ninguna flor.
  • Procederemos a cortar y dividir las raíces de la planta con un cuchillo bien afilado. Si hacemos muchas divisiones, tardará más tiempo en florecer.

Imágenes y fotos de Agapanto

Deja un comentario